(todo hubiese sido diferente si nos hubiera pasado, todo aquello, en la azotea más alta de cualquier ciudad)


jueves, 13 de enero de 2011

Derrotas.

-Creo que me duele mucho aquí- murmuré señalándome el tobillo.




El médico deslizó sus manos por mi fémur, hasta dar con mi tobillo, que ante el tacto de una mano masculina, se ruborizó y empezó a tiritar. Él masajeba con cuidado la zona y clavaba los ojos sobre mi piel. Su mirada quemaba y yo le miraba fijamente. Cada gesto, cada movimiento era la excusa perfecta para que mis dedos se encogiesen de placer.



-¿Le duele? No se está quejando en absoluto- dijo aún absorto en los poros que tapaban al mentiroso.



Apenas le escuché, estaba exhausta.



-¿Qué?- musité.



-¿De verdad le duele? No paro de tocarla y no se queja.



-Me he acostumbrado al dolor. Es extraño, asciende por horas. Las rodillas empiezan a resentirse y los hombros casi ni puedo moverlos.



Me miró desde abajo perplejo, hundió su cabeza entre los hombros, resignándose, y se levantó. Esta vez deslizó sus manos hacia arriba y noté a su medicina ascender por mis muslos, convirtiéndose en calambres allí donde acababan. Me agarré a la sábana de la camilla, ahogando mi grito. Empezó a dolerme el cuerpo entero, no podía soportarlo más.



-¿Se encuentra bien?- se aventuró a decir al verme azorada y con la sábana presa en mis manos.



No pude responder por miedo a que se me escapara un gemido, así que me limité a asentir. La curiosidad empezó a aflorar en sus ojos y su expresión era indescifrable. Apoyó la cabeza en mi pecho. No pude reprimirlo más y aullé, notando cómo mis piernas volvían a su posición inicial y cómo mis manos se liberaban de la tensión. Me avergoncé en seguida y sentí la necesidad de escapar al verle aún sobre mi pecho. ¿Habría escuchado a mi jauría ladrar?



-Ya tengo su diagnóstico- puntualizó al separarse de mi cuerpo.



-¿De veras?- pregunté asombrada.



-Sí. Sus rodillas y sus tobillos se resienten porque no aguantan más la carga de su derrota. Su corazón se embala con lo desconocido porque usted está sola.

4 comentarios:

  1. Hola

    Me llamo Cristina soy administradora de un directorio web/blog. Tengo que decir que me ha gustado su página y le felicito por hacer un buen trabajo. Por ello, me encantaría contar con tu sitio en mi directorio, consiguiendo que mis visitantes entren también en su web.

    Si estás de acuerdo. Házmelo saber a cristina.cister@hotmail.com

    Suerte con tu web! :)
    Cristina

    ResponderEliminar
  2. Ojalá además de un diagnóstica pudiera recetar un medicamento para asimilar la derrota con entereza y aliviar sus síntomas lo antes posible.
    Me ha gustado porque de cómo empieza a cómo acaba no imaginas el final. Y esos son los mejores textos (:

    <3

    ResponderEliminar
  3. Me has enganchado desde la primera palabra.

    ResponderEliminar

Tic tac. Déjame tantos segundos como quieras.